25/11/10

El Estado de las autonomías

Especial "La España de las Autonomías" en El Mundo.es

Lectura:

El factor al que me refería es la fiebre regionalista o nacionalista que se extendió entre nosotros desde principios de los años setenta y que culminó con la colosal chapuza del llamado Estado de las autonomías.
Me importa mucho ser muy preciso en este punto: creo que es imprescindible distinguir entre la necesidad que había, al restaurar la democracia, de restaurar también los estatutos de Cataluña, el País Vasco y Galicia, y la apresurada proliferación de estatutos y nacionalidades en los últimos veinte años.
Esa vocación viene de lejos, exactamente de los tiempos del último franquismo y la transición: había que ser catalán, vasco, gallego, andaluz, castellano, leonés, canario, cantabro, cualquier cosa adecuadamente oprimida y ancestral, dotada de los pertinentes enemigos igual de ancestrales: los españoles. Si nadie se reconoce como español, ¿quiénes son entonces esos españoles tan opresores, tan culpables de todo’ De pronto, resultaba que España era una entidad pétrea y dominadora, y que a la vez no existía.
Parece que a nadie, en ninguna parte, le interesa contar la simple verdad que los documentos atestiguan: que en mil novecientos treinta y seis hubo una sublevación militar en contra de un régimen legal y democrático, la República Española, en cuyo ordenamiento constitucional estaban incluidos los estatutos del País Vasco y de Cataluña.
Antonio Muñoz Molina, diario El País, 9/11/1997

No hay comentarios:

Seguir este blog por correo electrónico / Suivre ce blog par email

Seguidores

Para reírse un poco...